domingo, 15 de febrero de 2009

Un guiño

Llegaste a las tres de la mañana con una sonrisa y un escote espléndidos
y me dijiste: ¿quieres una copa? te invito.
Y bailamos hasta las siete.
Y es que, de vez en cuando la vida te hace un guiño.

1 comentario:

  1. Eyyyyyy eso esta bien no???? como termino la noche? jijijiji

    ResponderEliminar